VIAJAUTOR X MARRUECOS .2

27 Ago VIAJAUTOR X MARRUECOS .2

ÚLTIMO PASO – EL PRIMERO

Dos calzoncillos

-Albert, tranquilo, ¡coge dos camisetas, dos calzoncillos y tira! Si necesitas algo ya lo comprarás allí que todo es muy barato.Lo importante es dar el primer paso.

Esta fue la respuesta que Marc (mi amigo y gurú en lo que a viajes se refiere) me dijo para catalizar la avalancha de preguntas que le solté sobre el equipaje y otras cosas que realmente solo eran una, canguelo.
Me largaba en menos de un mes a Marruecos, sin planos, sin ruta, sin billete de vuelta, sin apenas presupuesto, sin apenas experiencia…
Navegué por foros, libros y webs, intentado resolver la x del “coge solo lo básico y necesario”.

Pese al esfuerzo, e incluso hacerme devoto seguidor de una web (casi secta) que defendía los viajes extremamente ultralijeros, y partir con lo que yo creía que era muy, muy poco, en solo un par de semanas de trip me di cuenta que me sobraba la mitad de lo que había cargado. Así que mandé por correo a Barcelona una mochila mediana con los libros devorados y un montón de cosas “necesarias” que ya no necesitaba.

Es asombroso y fantástico (leáse con voz de Eduard Punset (alias “el de Redes”)) darse cuenta de lo realmente poco que necesitamos para el día a día en según qué situaciones.

Ligero de posesiones hay más espacio y tiempo para las pasiones… (rima patillera que escribí en la libreta un día en Tamtattouchte.)


Solo hay que preocuparse de dónde dormir, dónde comer, dónde asearse y dónde lavar las prendas que usaste ayer…Y el resto, barra libre de libre albedrío, párate a tocar con esos músicos, a charlar con ese anciano que viene via Delorean de siglos atrás, a jugar con esos niños a un tenis con reglas inventadas, a charlar con otros viajeros o con un tal “contigo”.

Japoneses que llevan 2 años dando la vuelta al mundo, franceses que solo vienen un par de días a un Festival de Casablanca, Brasileños con acento argentino que emprenden una ruta hacia países que no salen en ninguna agencia de viage, mañas que tienen más sellos en el pasaporte que Willy Fog, alemanes que viajan con una pesada tabla (instrumentu hindú) allí donde van, parejas que viven perennemente en su autocaravana…

Gira por la calle que quieras, quédate unos días donde te apetezca, haz autoestop, prueba nuevas comidas, cocina tus platos a los demás, tropieza con nuevas miradas, encuentra caminos, pierde el mapa, lee rostros, interpreta libros, escucha otros silencios.. Viajen y vean señores, ¡de regalo este champú que sirve para lavar la ropa!

¡Desiertos, cascadas, playas, pueblos, castillos, Via Lactea!… se lo dejo baratito, solo vale 3 camisetas, 2 pantalones, una comida fuerte al dia (que en Marruecos cuesta unos 3 o 4 euros, a veces mucho menos) una tienda de campaña, par de piernas y un primer paso. Lo de la guitarrita es opcional…

(fragmento de Bajo el sol la primera canción que compuse… hace muchos muuuchos muuuuchos años)[lyrics]

No estoy, dejé mi entresuelo
en el rascacielos del barrio rutina, X ciudad
sin retrovisor, me hago pequeño en el horizonte
de las puestas de sol que a los poetas no inspiran ya.

…..

Búscame surfeando bajo el sol
estaré de olas con el sol
sin frío ni calor,
sin mentiras y sin promesas
tan lejos tan cerca bajo el sol…

[/lyrics]


Marruecos empieza en Girona

¡Que Ryanair nos coja confesados! –pensé para mí me conmigo mientras abría un libro/entrevista a Joaquin Sabina que me llevaba para los Marruecos. Los aplausos al aterrizar y la música victoriosa característicos de esta compañía nunca me han dado mucha seguridad… siempre me ha sonado a  ” ¡uyyy, aterrizamos por los pelos!

Los viajes en avión ya son un aperitivo de lo que te encontrarás, la gente del país al que vuelas, están en el mismo avión que tú, pero ellos de regreso a su país de origen..

– ¡Pues claro! ¿¡ke pensabas chavalin!? (voz en off del lector)

Ok, sí , ya sé que es obvio, pero ese avance es todo un Flashforward cuando a tu lado se sienta un anciano pastor, con su bastón, con sus gafas remendadas con un alambre, con su trozo de pan en la mano, con su botella de cristal de agua (¿Como le han dejado pasar eso?) y con su olor a… Marruecos (en el sentido campero de la palabra).  Con su árabe, lo cual hace imposible charlar, pero no así comunicarse, pues la sonrisa, los gestos y la empatía, te permiten escuchar sin palabras un “bienvenido”, un “que te vaya muy bien”… incluso aprender tus primeros Inshalá!, Salamalecum! o Yala!

Aterrizamos en el Aeropuerto de Fez, musiquita: ¡entrando! aplausos: ¡entrando!… ¡Bien! Nos hemos salvado otra vez…

(No viene muy a cuento, pero, a modo de ayuda a los que tengan miedo a volar, en España mueren seis mil personas anualmente por accidentes de tráfico… eso son más de 30 aviones llenos… si realmente al año cayesen 30 aviones en España, ¿alguien se subiría a uno? …pero qué tranquilitos vamos en coche y qué respeto da volar, ¿no?) (leáse con la voz del doblador de National Geographic para dar más credibilidad..) ¡Venga! ¡A coger low cost por 8 euros sin miedo, y sin miedo a volar tb! 😉

Los trámites de la aduana, el cambio de moneda, la búsqueda de transporte hacia la ciudad, es la lenta rutina que hace crecer la impaciencia por llegar al centro, a la medina, a la meta que es realmente la salida de esa aventura… por fin ese último paso antes del primero…

Próximo capítulo: Un ateo en Fez

Comenta via facebook:
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.