Alberts…

14 Dic Alberts…

Una tarde como esta, de un miércoles cualquiera, hundido hasta la cintura en el sofá, me llamó la atención que en la televisión le hacían una entrevista a un duendecillo con el pelo azul. El saltimbanqui se llamaba Albert Casals. Un niñoadolescente que se movía y sonreía como nadie en el plató. Parecía estar drogado de felicidad a pesar de ir acompañado de una silla de ruedas.

Resulta que Albert, ademas de estudiar, en verano trabajaba a tiempo completo en la mejor empresa del mundo: vivir su sueño sin complejos. El suyo, me sonaba… pues viajaba por el mundo, con solo una mochila, una carpa, una flauta y su sonrisa.
No lo podía creer, desde los 14 años ya viajaba solo por Europa y a los 16 se fue a la otra punta del planeta saltando por encima de su “handicap” y sin ningún miedo, improvisando aventuras sin parar.

La entrevista me dejo impactado, sobre todo por que pocas veces había visto en alguien transmitir tanta “pazalegria”. Al entrevistador, otro Albert, Albert Om, se le saltaban las lagrimas al final de la entrevista. (en el video se corta) Mis pupilas también estaban en estado de “shock” cautivadas por aquella mirada eléctrica de loco cuerdo.

Aquí la original en Catalán.

Aquí una en Castellano.

Albert había escrito un libro contando varias de sus aventuras. “El mundo sobre ruedas”. Lo compré, lo leí, lo reí y lo lloré.  Resulta que era yo el de la silla de plomo. No me atrevía a lanzarme a cumplir sueñitos. Y si bien estaba contento por hacerlo con uno mio importante (la música) no lo estaba haciendo a mi manera.
Lo digerí y lo convertí en el coraje que me ayudo ha dar un primer pasito, Marruecos. Una especie de test que resulto superar todas mis espectativas.
Mis sospechas eran ciertas.. El novato viajero que llevo dentro, dió un paso al frente y ninguno mas hacia atrás.

Pero, ojo! todos estamos “viajando” de algún modo, unos en bicicleta, otros en un barco, otros en una casa con una gran familia, otros en pareja u otros en solitario. Unos con proyectos personales en la gran ciudad, otros en un pueblo con proyectos globales… da igual.
Lo importante es que esa cosa que “te pone cachondo” forme parte de tu día a día, sea lo que sea. Formar una familia, un circo o perseguir serpientes, grabar discos o construir una casa de madera.

Sea cal sea tu sueño, quiero recomendarte su libro. Para sentir empatía si estas viviendo el tuyo o para desenterrarlo un poquito más si lo estas escondiendo.

Esté donde esté Albert, (creo que se ha “echao novia” y están los dos dando la vuelta al mundo) quiero darle las gracias por aportar un tanto por ciento importante a la inspiración que colmo el vaso.

Gracies nanu!

Comenta via facebook:
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.