RUTINAS DE SEGURIDAD DE UN NÓMADA CICLOTURISTA

05 May RUTINAS DE SEGURIDAD DE UN NÓMADA CICLOTURISTA

Nuestras percepciones no son muy fiables. Pese a nuestra experiencia subjetiva, ni la tierra es plana, ni estamos en el periodo más violento y complicado de la historia, ni el mundo es tan peligroso como lo pintan.

El miedo es una constante universal en las preguntas de los que descubren mi vida nómada sobre dos ruedas. ¿Pero no te ha pasado nada?, ¿No te han asaltado nunca?, ¿No tienes miedo?, etc…

El 90%  de la tele, películas e “internetes” nos muestran lo que debe ser menos del 1% de lo que es la realidad cotidiana. Ok, es cierto que hay zonas de países que tienes que ir con más cuidado si eres foráneo, por ejemplo el centro histórico del Barcelona… 

De todas formas, uno sigue unas rutinas que quiero compartir por si ayudan a alguien, quiere debatirlas, o aportar alguna nueva.

Las más “personales”:

CONECTADO

– En un par de fronteras y un control de policía en los que tuve mal presentimiento (nada me da más miedo una autoridad corrupta…), rápidamente dejé caer que “vengo de pernoctar con los amigos bomberos de la ciudad anterior” o que el ayuntamiento de tal pueblo cercano me había alojado, o que me esperaban en el pueblo siguiente (la mayoría de veces es verdad).  Cuando alguien corrupto o mala onda, ve que estas “conectado” y no estas solo, se corta a la hora de buscarse líos.

sao luis favelas peligro

En esta zona, no hay dudas… ;P

ZONA DE NADIE

Nunca (salvo en zonas muy muy despobladas como por ejemplo la carretera austral o la Patagonia o pueblecitos, zonas o países muy tranquilos) acampo en “zona de nadie”. La mayoría de cicloturistas que conozco que han sido robados o asaltados ha sido en esta situación.

No cuesta nada ir a una parcela que pertenezca a alguien, algún campesino o  en el terreno de alguna empresa o propietario y pedir permiso para acampar o refugiarse.  Casi siempre terminas en mejor lugar del que pedías, puedes dejar tus cosas tranquilo y ya no estarás en esa tierra de nadie que durante el día puede parecer tranquila pero es “la calle” y no sabes quien transita por ahi a otras horas o quien te ha podido ver. Las apariencias engañan, para lo bueno y aveces lo malo.

No es lo mismo ir a por alguien acampado en “la calle” que a  por otro que está acampado en casa o terreno de…

“EL CAMUFLAJE”

carioca albertParece que no puedas pasar desapercibido con una bicicleta cargada de alforjas atravesando países que no son el tuyo, pero en algunos no es lo mismo vestir con ropa técnica y llevarlo todo impecable delatándote como “europeo” al que se le presupone un nivel económico, que ir más mimetizado y relajado.

En mi caso, por  mi color de cabello y piel, con la camiseta y bermudas adecuado, puedo parecer Brasilero, Paraguayo, etc... Ademas procuro llevar las cosas de la bici de un modo más relajado, colgar objetos de la red trasera, cangas, trapos, ropa secándose etc..

Ese aire más “araposo” de viajero aventurero frente al de ciclista turista, creo que puede ayudar un poquito. No te disfraces, pero ir como un robot turista, no ayuda. 

* A este punto le añado que cada vez estoy convencido que hacen menos falta el gps, las superbicicletas, “los últimos modelos de…”. Cuanto más “normal” vayas, más relajado, más recambios encontrarás y menos sufrirás por tus posesiones. Como decía Tyler Durden: “Tus posesiones cabarán poseyéndote”

LA BOLSA

– Una vez estoy ubicado  y salgo a pasear o comprar, procuro ir sin bolsas ni mochilas de viaje y vestido lo mas relajado y local posible.  Incluso si quiero llevar la cámara de fotos, la pongo en una bolsa de plástico de supermercado con alguna cosa mas y la llevo colgando en la mano para parecer que vengo de hacer la compra y soy tipo más de la calle. Relax total, nadie le estira una bolsa de plástico cutre a un tipo que parece local.

LA CALLE SECUNDARÍA

Si el pueblecito es turístico, procuro no pararme en la zona central, turistica o estación de autobuses mirando mapas o preguntando. Esos lugares suelen ser la red de muchas “arañas” a la caza del turista despistado. Se puede hacer lo mismo de un modo mucho más discreto en alguna calle más tranquila o plaza menos transitada hablando con gente local.

bicicleta rio de janeiro paoCONECTADO VERSIÓN 2

– Prácticamente el mismo “truiquito” que el primero, lo he usado en lagunas callejuelas en las que un extraño sospechoso (una minoría despreciable) me ha venido a ofrecer “ayuda” o preguntar por mi viaje (casi siempre miran mucho las alforjas, etc…), les he dicho que estaba esperando al sr Tal o Pascual que llegarían en cualquier momento y que ya sabia donde estoy etc… Cuando creen que estas ubicado y que te conoce alguien, la cosa cambia y puedes cambiar de sitio ante sus titubeos.

TRANSMITIR
– Eso se gana con la confianza y el tiempo, no se puede fingir. Recuerdo que a mi vuelta a Marrakech tras 3 meses de viaje perdido por Marruecos que nadie me venía a vender nada ni me agobiaban por la calle, cosa casi imposible en esa ciudad. Percibían que ya no era un turista, prácticamente estaba mutando de viajero a extranjero residente.

La seguridad en ti mismo da seguridad.


Las más comunes:

REDES

– En grandes y “peligrosas” ciudades uso couchsurfing o warmshowers, las comunidades de alojamiento para viajeros. No hay nada como ser guiado por una persona local de confianza, te dirá donde ir y donde no. En caso de no encontrar o coordinar uno, voy directo al ayuntamiento, estación de bomberos, escuela o autoridades a pedir ayuda y asesoramiento.
Otra opción es tener el puerto base en un pueblo más tranquilo de las afueras y visitar la gran ciudad en autobús y sin todo tu equipaje para luego seguir tu viaje por rutas más tranquilas.

TARDENOCHE

– Pese a que no se en que pueblecito llegaré ni donde dormiré exactamente los días de ruta, nunca lo hago al anochecer y despistado. A media tarde ya estoy alojado o acampando, tranquilo, con luz del día y puedo relajarme paseando por el pueblo el resto de la jornada y de este modo ya no llamo la atención de las “arañas” que suelen abundar en la noche.

acampado patagonia

Eso sí, en el sitio adecuado, la acampada libre es lo mejor que hay! ;))

DIVIDE Y VENCERÁS

– Nunca llevar todo el dinero en la bolsa frontal por ejemplo. Si te asaltaran, lo más probable es que vayan a por la alforja delantera del manillar. Ahí suele estar el dinero, teléfono, cámara etc..  Llevo ahí solo una parte para usar esos días y el resto en el fondo de la alforja más pesada y difícil de sacar (o incluso puedes esconderlo en el cuadro de la bici)

LA NUBE

– En mi caso al llevar muchas fotos y videos del viaje, mi solución es tenerlo todo duplicado en otro disco duro en una alforja distinta y cuando tengo buena conexión a internet, lo voy subiendo todo a la nube. Hoy en día existen servicios tanto gratuitos como de pago para respaldar mas de un terabyte de datos en la red.

escuelita acampado

“Mejor en una escuelita que en la callecita”

TELETRANSPORTATE

–  Una vez, pedaleando con una compañera a las afueras de Porto Alegre, tuvimos malas vibras con unos tipos que vinieron a preguntarnos sobre el viaje (con miradas sospechosas a nuestras alforjas), también vimos movimientos extraños de un coche alrededor, etc..

Ante la duda no arriesgamos y rápidamente reaccionamos. Retrocedimos hasta un cruce donde había una gasolinera y allí pedimos ayuda a una pikup (ranchera) para que nos cargara las bicicletas y nos llevara a 30 km para seguir tranquilos el vidaje.

No vale la pena arriesgarse, si alguna zona es peligrosa o tienes malas sensaciones, mi consejo es que te dejes de purismos y heroicidades y te la saltes directamente.

Hay una “zona negra” en Peru (Paiján y el norte) famosa por los numerosos asaltos a cicloturistas, de hecho se comenta que hasta la policía está implicada. Pues cuando llegue allí, voy a dar un “saltito” en autostop y así seguiré bajando ese tanto por ciento de posibilidades de un susto.


cicloturismo contraluz

Ahí está, todo lo que tengo 😉

Esto no forma parte de una rutina paranoica, en la mayoría de jornadas no es necesario nada de esto. No es cuestión de viajar con miedo, todo lo contrario, viajo muy relajado y no pienso apenas en los peligros que normalmente se hinchan con el aire de los miedos.

Bueno, y aquí el tema podría derivar en si defenderse o no en caso de asalto, o de si soy un cagueta jeje…

Personalmente creo que en la mayoría de circunstancias ante un asalto lo daría todo sin oponer resistencia. Me siento tranquilo y afortunado de que todo lo que tengo en este mundo es muy poco y lo podría recuperar prácticamente en 3 meses de trabajo. No arriesgaré mi vida por eso.

Una bicicleta, una guitarra, una computadora, una cámara, equipo de camping y a rodar de nuevo. Solo son cosas materiales, las alforjas cargadas hasta los topes de libertad y experiencias de pura vida no me las podrán quitar nadie y eso es lo que me hace sentir millonario! 😉

¿Te ha gustado? Comenta, comparte!!
Gracias 😉

Comenta via facebook:
2 Comments
  • PA7
    Posted at 11:27h, 06 octubre Responder

    Si no fuera porque se comenta que no eres capaz de pasar la frontera de Andorra sin que te paren…creería que sabes camuflarte 😉

    • albert
      Posted at 18:42h, 06 octubre Responder

      jeje, te he de mandar la foto que te hice con las dos guitarras como prueba de inoCIENCIA! ;P
      Abrasings!

Post A Comment