MATERIAL: LA ENERGÍA

06 Sep MATERIAL: LA ENERGÍA

Siempre digo que ser nómada en estos tiempos donde la tecnología ayuda tanto al viajero es un lujo en comparación con antaño.

Los teléfonos móviles, el GPS, los notebooks, spots satelitales, cámaras HD, linternas led, purificadores de agua de luz ultravioleta o el propio internet, facilitan muchísimo el día a día del viaje, pero al mismo tiempo demandan tener electricidad a mano para recargarlos y funcionar.

Hoy os voy a contar como hago para dar vida a mis cachivaches mientras pedaleo por el mundo.

Las baterías, normalmente las consigo tocando con la palma de la mano mi barriga a modo de tambor… (es broma) al grano:

Partamos de la base de que en casi todas las partes donde habita el ser humano la electricidad merodea muy cerca. Las excepciones están para confirmar la regla y a no ser que nos enfrentemos a “desiertos del Gobi” o zonas muy muy remotas durante muchos días, necesitando otras soluciones más profesionales (y pesadas), la electricidad no estará muy lejos de nosotros.

Os voy hablar de mi experiencia estándar ciclo-nómada por Sudamérica, Patagonia incluida.

bicicleta placa solarPrecisamente pedaleando por la Patagonia, encontré a cicloturistas cargando con placas solares rígidas y baterías no muy leves para poder recargar sus cámaras, teléfonos, luces en la tienda o incluso hacer funcionar computadoras.

Al principio pensé: ¡wow ,yo quiero eso también, lo necesito!

En esa época viajaba con un Macbook antiguo de los blancos sin su “tocho” de batería para ahorrar peso y solo lo usaba conectado a la red para trabajar más en serio con edición de video, fotos, blog, etc… En plena ruta usaba el teléfono para tener internet, subir cosas a las redes sociales, o consultar el mapa. Tampoco me iba a poner a editar videos bajo un árbol. (o si)

A a medida que fui avanzando por zonas más “despobladas” comprobé que de todas formas raro era el día que no estuviese cerca de alguna toma de corriente, en tiendecitas, o cualquier lugar donde paraba o me hospedaba. Cada ciertos días cuando descansaba en algún lugar más de una jornada, era cuando trabajaba con el Macbook, con lo que empecé a desmitificar el tema de la placa solar rígida y sobretodo el concepto de generar esa electricidad, más bien lo interesante era llevarla, acumularla.

Con una batería extra para mi teléfono ya era suficiente, y encima si era de esas con una pequeña plaquita solar mejor. De ese modo mientras pedaleaba podía cargar ese extra y tener suficiente para mis 4 cosas de internet o podcast, videos y musica con el smartphone.

gollum steripen patagonia

La linterna era de dinamo con lo cual nunca sufría por quedarme a oscuras. El purificador de agua (en acción en la foto) llevaba pilas recargables y duraban varios días, así que con la parada larga de turno también lo mantenía a flote mientras el ordenador seguía reservado para trabajos en lugares más estables.

Lo máximo que estuve sin encontrar nada habitado para cargar fueron dos días y medio en mitad de las montañas al final de la carretera austral y creo que el mundo podía esperar ese tiempo sin que yo editara un videíto.

macbook air 11 nomadaPero luego la cosa cambió tras la muerte definitiva de mi viejo macbook. Me hice con un Macbook Air de 11” que con su disco duro SSD es un equipo super ligero y potente. Adquirió más protagonismo pues me puse más serio con el tema blog, fotos, libros, videos, trabajos y redes sociales. Ya no solo lo usaba en lugares fijos y lo hacía a menudo bajo cualquier árbol en el que me paraba a comer, descansar o acampar. El problema es que con el tema de la edición de video, etc… la ligera batería de un macbook air se agota bastante rápido.

Entonces después de mucha búsqueda y comparativa encontré la solución: una batería extra de litio (mucho menos pesadas que las de gel) que podía cargar el ordenador y el resto de equipos.

xtpowerbank nomada bateriaEn concreto me decanté por la XTpower de 24000 mAh. capaz de dar energía directamente al mac mientras trabajas. Equivale a dos cargas completas del Air (es decir, 3 ciclos contando la suya) e “infinitas” de teléfono, gopro, o la nueva linterna frontal que funciona con batería cargada por usb o también el nuevo purificador que ahora va sin pilas y usa batería interna alimentada via USB.
Pesa unos 600 gramos, lo que es un pico para un cicloturista, pero lo que da compensa con creces ese peso. Cada día esté donde esté, sea una playa o acampado en mitad del bosque, o simplemente lejos de un enchufe, puedo trabajar autónomamente durante varias horas sin problema.

Para rematar, gané en un concurso una placa solar plegable ultraligera que carga directamente cualquier dispositivo USB. No pesa ni ocupa nada, un autentico lujo que usé durante el cruce del Atlantico en velero donde la energía no sobraba, y cargaba un ipad mini y el teléfono diariamente sin problemas. Creo que con ella tengo el extra definitivo por si me enfrento a algún lugar en el que realmente agoto el powerbank.

placa solar cicloturismo

Muchos igual no necesitáis dar este salto, pero en mi caso trabajo mucho con edición, videos, fotos, diseño, grabar canciones desde una barraca de pescadores (como en la foto de cabecera) o el mismo ocio de mirar una película o serie por las noches además de cargar los periféricos como la Gopro y demás.

Creo que es una solución optima pero contadme, ¿ Cuales son vuestras opciones y experiencias al respecto? ¿Que opinais?

Si queréis consultar más cosas sobre material, pasaos por esta sección: MATERIAL

Aquí tenéis los productos en amazon por si os interesan:

Gracias y si te ha sido útil… ¡comenta, comparte, vidaja!

   

Comenta via facebook:
No Comments

Post A Comment