De tales palos…

14 Jul De tales palos…

Mi superyayo me sacaba a pasear a diario cuando yo ni siquiera andaba.
Monte, mar, calles… la cuestión era moverse cada día. El premio, un granizado de limón, un palo de regaliz, un donut al punto o unos caramelos de eucaliptos.

Al crecer el mosquito del sedentarismo te pica, las piernas se van agarrotando y la rutina no te deja plantear según que aventuras.
Por suerte extirpé de cuajo ese homo apalancatus y ahora, ya nómada hasta los huesos, me acuerdo de el y de esos paseoaventuras por Blanes y Alhama.

Fue como un padre para mi y estoy contento de sentirme astilla de aquel gran árbol que me cobijó.
De tales palos...

De tales palos… (camino a Ybi Yahu, Paraguay)

Comenta via facebook:
No Comments

Post A Comment